CONTAMINACION DEL SUELO

CONTAMINACION DEL SUELO

 

 

SUELO

 

Es un conjunto de materiales sólidos, líquidos y gaseosos que conforman la capa superficial que cubre los continentes, y que sirve de sustento nutritivo a la vida terrestre, incluida las plantas, los animales y el hombre.

 

FORMACION DEL SUELO

 

El suelo procede de la interacción de dos mundos diferentes, la litosfera y la atmósfera, y biosfera. El suelo resulta de la descomposición de la roca madre, por factores climáticos y la acción de los seres vivos. Esto implica que el suelo tiene una fracción mineral y otra biológica.

 

Un suelo tiene por lo menos la mitad de un espacio ocupado con aire y agua.  La otra mitad esta formada por piedras o piedrecillas, arena, minerales, limo, arcilla y materia orgánica.

 

FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA FORMACION DEL SUELO

 

El suelo es generado por la acción conjunta del clima y de los organismos vivientes sobre los distintos tipos de rocas de la superficie de la corteza terrestre.  La acción del clima y de los organismos vivientes sobre la roca esta condicionada por las formas de relieve o topografía y por la magnitud de tiempo durante le cual actúan los distintos factores.

 

CAPAS DEL SUELO

 

El suelo varia mucho según el clima, las características del paisaje y la vegetación que lo cubre.  En un suelo se distinguen tres capas: la primera es la capa arable, que es la que el hombre trabaja con sus herramientas.  Es la más rica en alimentos aire y vida.  La segunda capa conocida como subsuelo, es más dura, pero almacena más agua y minerales que la otra, los que entrega a las plantas a través de las raíces que la atraviesan.  Bajo el subsuelo viene la capa de ripio, roca que dio origen al suelo.

 

 

 

 

 

 

 

TIPOS DEL SUELO

 

De acuerdo al tamaño del material que lo compone es como se reconocen los distintos tipos de suelo: 

 

 

 

 

CONCEPTO DE DEGRADACION

 

La degradación del suelo es la disminución de su capacidad para soportar vida, no solo la vegetal, que es la más aparente, sino también la de la microflora y de la fauna propia del mismo.

 

La degradación siempre tiene como efecto principal y más visible, la disminución de la producción de biomasa vegetal. Además dificulta la integración de la materia orgánica depositada sobre el suelo por la agresión que se produce en la fauna y en la microflora.

El principal efecto de la degradación es que dificulta el enraizamiento de las plantas y la disponibilidad de los elementos nutritivos, a la par que hace decrecer la cantidad de agua retenida por el suelo. En estas condiciones, la eficacia de los abonados es menor lo que requiere el empleo de cantidades crecientes para la consecución de producciones semejantes.

 

El encarecimiento de la explotación hace que en numerosas ocasiones sean abandonados incrementándose el riesgo de desertización de las zonas afectadas.

 

La degradación del suelo lleva siempre consigo una serie de efectos todos ellos negativos. Cualquiera que sea el tipo de degradación sufrida, una de las propiedades que se ve siempre afectada es la estructura, formándose agregados más inestables y con fuerte tendencia a la destrucción y dispersión de los coloides. El deterioro estructural dificulta el enraizamiento de las plantas y su capacidad de absorción de agua y nutrientes, a la par que agrava considerablemente los riesgos de erosión.

 

Una estructura deficiente provoca una menor permeabilidad del suelo y una mayor dificultad en la infiltración del agua de lluvia que conduce a un incremento de la escorrentía y a un menor aprovechamiento del agua, con lo que el clima resulta más seco de lo que indica la pluviométrica del lugar.  La mayor dispersión de los coloides favorece su pérdida, las texturas se hacen más gruesas y la capacidad de retención de agua disminuye. Este proceso se ve agravado si las pérdidas de material, por los procesos erosivos, son abundantes con lo que el espesor del suelo decrece y su reserva de agua merma consecuentemente.

 

La aridez que se va creando dificulta la pervivencia de la vegetación y empobrece al suelo en materia orgánica, con la consiguiente bajada de la capacidad de intercambio iónico que deteriora sus condiciones físico-químicas. Un pobre complejo de cambio reduce la capacidad tampón del suelo y lo hace más proclive a los bruscos cambios de PH, que pueden conducir a un deterioro de sus características biológicas al incidir sobre la microflora y microfauna presentes.

 

La disminución de la materia orgánica y la degradación del complejo de cambio provoca una pérdida de nutrientes que autoacelera el proceso degradativo de la vegetación. Simultáneamente se produce una paulatina acidificación del suelo que hace posible la solución de elementos minoritarios que pueden llegar a resultar nocivos para las plantas y los restantes habitantes del suelo, que con la dsiminución de la capacidad de intercambio, conduce a un incremento de la toxicidad.

 

La consecuencia de los efectos expuestos comienza con una pérdida de productividad que conduce al abandono de muchos suelos que, perdida su capacidad para soportar la vida, acaban desertizándose en el estricto sentido de la palabra.  Un suelo sin vegetación está expuesto a su arrastre por el agua y si a ello se le suma la perdida de capacidad de retención de la misma, puede provocar un incremento en los cursos temporales de agua que pueden llegar a provocar inundaciones o avalanchas de material que enterrando suelos vecinos, incrementen la superficie degradada. Lo que se inicia con una consecuencia económica puede acabar en consecuencias ambientales y, todas ellas, conducen a un deterioro social que se inicia en un empobrecimiento con la consiguiente migración de la población a las áreas urbanas a las que también alcanza el deterioro iniciado en las rurales.

 

LA EROSIÓN

 

La tierra es un organismo dinámico sujeto a permanentes mudanzas, y a la remoción y redistribución de partículas de suelo lo cual es un fenómeno natural tan antiguo como el planeta. La erosión geológica o natural, actúa sin la intervención del hombre, y participa en la formación de los suelos. El agua y el viento transportan partículas de material meteorizado y las depositan en sitios más o menos distantes. Cuando el equilibrio natural no se ha perturbado, el proceso se desarrolla con un ritmo tal que la remoción de partículas se equilibra, en términos generales, con la formación de nuevo suelo.

Con el comienzo de la explotación del suelo por parte del hombre para su sostenimiento, inició conjunto con la destrucción de la vegetación protectora, rompimiento de la superficie de los terrenos con el arado periódico, utilizando herramientas de labranza para sembrar especies útiles atendiendo sus necesidades. Entonces el proceso erosivo adquiere velocidad y se torna muy perjudicial. La naturaleza sigue transformando el material parental en suelo con la misma lentitud, en tanto que los agentes transportadores, al encontrar debilitadas las barreras que moderaban su acción, aceleran su trabajo hasta límites casi increíbles.

 

Es un proceso que incluye el desgaste, la alteración y la nivelación, es un ciclo que se inicia con la remoción gradual de materiales superficiales y continua con el transporte de partículas erosionadas hasta que se depositan y acumulan en forma de sedimentos.

 

La erosión del suelo consiste en tres fases: arranque, transporte y sedimentación del material. No hay erosión si no se producen las tres fases.

Habitualmente se confunde meteorización -rotura o desintegración de la roca- con erosión. La meteorización prepara el material para ser erosionado pero no lo moviliza. El impacto de las gotas y la correspondiente salpicadura es el mecanismo más eficiente en el arranque, mientras que el transporte se realiza básicamente por medio de los flujos laminares y concentrados en superficie. El impacto de las gotas compacta la superficie del suelo al tiempo que la salpicadura arranca y desplaza parte del suelo. La velocidad de la salpicadura es el doble que la del impacto de las gotas, con lo que puede transportar sedimentos a distancias considerables especialmente si las pendientes son fuertes. La salpicadura es especialmente efectiva en campos de cultivo o después de los incendios forestales cuando la cubierta vegetal es muy escasa. La arroyada superficial se genera cuando la lluvia supera la capacidad de infiltración del suelo o cuando éste se satura. Tras el encharcamiento, el efecto de la gravedad hace que el agua se mueva pendiente abajo pero el flujo es muy variable, llegando a desaparecer en aquellas zonas más permeables El flujo subsuperficial es el que tienen lugar en el interior del suelo y puede producirse de forma concentrada o a través de los poros del suelo. La erosión por escorrentía concentrada es capaz de transportar una mayor cantidad de material y da lugar a regueros y cárcavas. Los movimientos en masa pueden contribuir con un gran volumen de sedimentos en zonas húmedas, mientras que la erosión eólica es importante en ambientes áridos y periglaciares donde la vegetación es insignificante y donde el viento es persistente

 

DIFERENTES TIPOS DE EROSIONES

 

·        Erosión por Infiltración: escurrimientos de agua mueven partículas del suelo y  excavan barrancos.

·        Erosión por Olas.  las olas esculpen acantilados.  Las rocas se vuelven frágiles por la acción abrasiva y química de la sal y las algas y se alteran por el repetido impacto de oleajes y mareas.

·        Erosión fluvial de agua de rió:  arrastra materiales de bancos y lechos fluviales, rodándolos unos contra otros y fragmentándolos.  Estas partículas tienen un efecto abrasivo que esculpe las riveras.

·        Erosión glacial:  los glaciales que arañan las laderas de altas montañas realizan una forma de alteración mecánica.  Como resultado de la gravedad, una lengua de hielo se extiende montaña abajo.  Al descender, esta masa de hielo arrastra fragmentos de roca, y guijarros y arena, esculpiendo un valle en el proceso.

·        Erosión fluvial de agua de lluvia:  cargada con dióxido de carbono de la atmósfera, y a veces con dióxido de azufre, altera químicamente varios minerales presentes en la tierra, incluida la piedra caliza.  La piedra se erosiona en la superficie y en las grietas.

·        Erosión Eólica: el viento deja su huella, particularmente en llanos y desiertos.  La tierra donde los granos de arena quedan expuestos al viento, gradualmente desaparecen.

 

 

 

 

 

 

EROSIÓN QUE SE PRODUCE ACTUALMENTE

 

La cantidad de erosión que tiene lugar en una cuenca puede estimarse midiendo la cantidad de sólido transportado fuera de ella por la fuente de agua que las evacua, siendo esta la erosión total y no se distingue entre erosión normal y acelerada. Las cifras de erosión total para diferentes regiones sirven como índices de erodabilidad total de los ambientes respectivos, o mejor, del grado hasta el que la erosión es significativa como síntoma del uso inadecuado de las tierras. Los siguientes son los grados de erosión total estimados en los continentes del mundo.

 

 

Región

Erosión Total (Ton/Km2*año)

Europa

84

Australia

273

Norte y Centro América

491

Asia

610

América del Sur

701

Africa

715

 

Tomado de: Ecología y Medio Ambiente Casa Editorial el Tiempo 2005, Cartilla CAR Suelos